No dejo de acordarme...

No dejo de acordarme: de muchacho,
a solas con mis libros en el templo,
rellenando mi lámpara de aceite,
amé las noches largas del invierno.

Daigu Ryôkan. Maestro Zen, Calígrafo, Poeta (1758-1831).

Comentarios

  1. tiempos hermosos que se recuerdan con añoranza

    un abrazo Ishin den shin

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.