No dejo de acordarme...

No dejo de acordarme: de muchacho,
a solas con mis libros en el templo,
rellenando mi lámpara de aceite,
amé las noches largas del invierno.

Daigu Ryôkan. Maestro Zen, Calígrafo, Poeta (1758-1831).

Comentarios

  1. tiempos hermosos que se recuerdan con añoranza

    un abrazo Ishin den shin

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.