La luz de la luna...

Tsuki no hikari no
sukihara fukaku
shimitôru nari

La luz de la luna
penetra hasta el fondo
de mi estómago hambriento.

Taneda Santôka (1882-1940).

Comentarios

  1. Sí tienes ocasión lee el libro "Saborear el agua". Merece la pena para conocer mejor a este gran poeta. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  2. He llegado por casualidad y me ha encantado tú blog, está entrada me hace reflexionar. Gracias!
    Te sigo!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Azul. Nos alegrarán tus visitas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. He leído algunos haikus de Taneda Santôka y me transportan al sentir profundo de su mensaje:
    "Mi cuenco de mendigar
    acepta hojas caídas."

    "Sin dinero, sin posesiones
    Sin dientes
    Totalmente a solas."

    "Con eso tengo más que suficiente:
    barrer las hojas caídas"

    "Vi las estrellas
    brillar y muchas noches
    en techo roto"

    Aquí en Colombia es difícil conseguir el libro Saborear el agua, ¿Dónde lo puedo ubicar?
    Gracias.



    ResponderEliminar
  5. Hola Benjamin,
    Respecto al libro no te se decir. Yo tengo el que aparece en la foto.
    Es de la Editorial Hiperión: ISBN 978-84-7517-804-2 del 2004. No lo he vuelto a ver en las librerías. Tal vez buscando en bibliotecas digitales...
    A mí -como practicante zen que soy- Santôka me atrae fuertemente. Si miras en las etiquetas del blog verás que tengo 21 entradas referentes a el. Mi intención es seguir publicando más cosas de el.
    Un fuerte abrazo y gracias por seguir el blog.

    ResponderEliminar
  6. Del firmamento, de la noche, de mi cuerpo y del entorno... de todo: se siente. Desde la luna hasta mi vientre, todo está.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.