Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Sendas de Oku (6/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)


5- Campo a través en Nasu.
Tengo un conocido en un sitio llamado Kurobane, en Nasu. Por buscarlo, atravesé en línea recta los campos en lugar de ir por los senderos. A lo lejos se veía un pueblo pero de pronto empezó a llover y se vino encima la noche; me detuve en casa de un campesino, que me dio alojamiento. Al día siguiente crucé de nuevo los campos. Encontré un caballo suelto y a un hombre que cortaba hierbas, a quien pedí auxilio. Aunque rústico, era persona de buen natural y me dijo: “Es difícil encontrar el camino porque los senderos se dividen con frecuencia; un forastero fácilmente se perdería. No quisiera que esto le ocurriese. Lo mejor que puede hacer es tomar este caballo y dejarse conducir por él hasta que se detenga; después, devuélvamelo”. Monté el caballo y continué mi camino. Dos niños me siguieron corriendo durante todo el trayecto. Uno era una muchacha llamada Kasane: nombre extraño pero elegante.
¿Kasane, dices? El nombre debe ser del cla…

Esfuerzo y recompensa.

Imagen
Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado.
Un esfuerzo total es una victoria completa. 


Mahatma GANDHI (1869-1948)

Mejorar los tiempos.

Imagen
Nunca debe el hombre lamentarse de los tiempos en que vive, pues esto no le servirá de nada. En cambio, en su poder está siempre mejorarlos.


Thomas Carlyle (1795-1881)
Historiador, critico social y ensayista británico.

Un descansito...

Imagen
Nui-ito
makanaka tôranai node
choi-to ippuku.

Hilo de coser
¡No acabo de enhebrarlo..!
Un descansito.

Yatto ito ga
tôtta tokoro de
mata ippuku.

¡Por fin!
en cuanto he conseguido enhebrarlo...
Otra vez un  descansito.

Taneda Santôka ( 1882-1940)

Sendas de Oku (5/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)


4- Nikko.
El día treinta nos hospedamos en una posada situada en la falda del monte Nikko. El dueño de la posada me dijo que se llamaba Gozaemon y que, por su rectitud, la gente lo nombraba Gozaemon del Buda. “Reposen sosegados esta noche”, nos dijo, “aunque su almohada sea un manojo de hierbas”. Preguntándome qué Buda había reencarnado en este mundo de polvo y pecado para ayudar a tan pobres peregrinos como nosotros, me dediqué a observar la conducta del posadero. Aunque ignorante y tosco, era de ánimo abierto. Uno de esos a los que se aplica el “Fuerte, resuelto, genuino: un hombre así, está cerca de la virtud”.(1) En verdad, su hombría de bien era admirable. El día primero del Cuarto Mes oramos en el templo de la montaña sagrada. Antiguamente la montaña se llamaba Futara, pero el gran maestro Kukai,(2) al fundar el templo, cambió su nombre por el de Nikko, que quiere decir: “Luz del Sol”. El gran sacerdote adivinó lo que ocurriría mil años después, pues…

Cuando miré hacia atrás...

Imagen
Cuando miré hacia atrás, el hombre que me cruzó, se había perdido en la neblina.


Masaoka Shiki (1867-1902).

Exigimos y exigimos...

Imagen
Una corta pausa entre el camino encharcado de aquí,
y el que nunca se encharca de allá.
Si llueve, que llueva.
Si diluvia que diluvie.

Ikkyu (1394-1481) - maestro zen.

La vida se manifiesta como se manifiesta. Nuestra demanda de que lo haga de manera distinta es lo que causa nuestro sufrimiento y el que infringimos a los demás. Exigimos vivir para siempre, sin ser capaces de apreciar la belleza de envejecer o de los ancianos. Exigimos que todo el mundo nos quiera (sea quien sea), no cometer errores, comer solo de lo mejor, permanecer bellos para siempre, conseguir todo aquello que consideramos merecer. Nos esforzamos todo lo posible por asegurar esas ilusiones, incluso arriesgando nuestras verdaderas vidas. Nos escondemos de la enfermedad, de la tragedia, de la vejez y la soledad, abandonando a aquellos que las experimentan. Rechazamos el pesar y la fealdad sin darnos cuenta que la fealdad y el pesar  moran en nuestro interior. Y luego nos preguntamos por qué sufrimos, atrapados en una vid…

Sacudir el pasto...

Imagen
Sacudir el pasto para asustar serpientes Hay una expresión en el Zen que dice “sacudir el pasto para asustar a las serpientes”. Sobresaltar o sorprender un poco a la gente es un recurso, como golpear a las serpientes escondidas entre los pastos para asustarlas.

Hacer algo inesperado como táctica para sobresaltar al oponente es también una apariencia que oculta una intención ulterior, es un arte de guerra.

Cuando un oponente está sorprendido y su sentimiento de oposición está perturbado, él experimentará un retraso en su reacción. Aun los gestos habituales y simples como levantar una mano son recursos que se usan para distraer la atención del oponente.

Arrojar la propia espada es también un arte de la guerra. Su se ha alcanzado la maestría de la no-espada, ya nunca estarás sin ella. La espada de tu enemigo es tu propia espada. Esto significa anticiparte al momento.
"HAGAKURE" -  Colección de frases del maestro Hagakure  - 1716 Jocho Yamamoto.

Palabras y obras.

Imagen
Un hombre de virtuosas palabras no es necesariamente un hombre virtuoso.


Confucio (551 a.C.- 479 a.C.)

Sutil atadura.

Imagen
Engarza en oro las alas del pájaro y nunca más volará al cielo.


Rabindranath Tagore (1861-1941).

Sendas de Oku (4/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)


3- Muro-no-Yashima.
Visitamos el santuario de Muro-no-Yashima. Sora,(1) mi compañero, me dijo que la diosa de este santuario se llama Konohana Sakuyahime (Señora de los Árboles Floridos) y que es la misma del monte Fuji. Es la madre del príncipe Hikohohodemino-Mikoto.(2) Para dar a luz se encerró en esa casa tapiada y se prendió fuego. Por eso el santuario se llama Muro-no-Yashima, que quiere decir: “Horno de Yashima”. Así se explica la costumbre de mencionar al humo en los poemas que tienen por tema este lugar. También se conserva una tradición que prohíbe comer los peces llamados konoshiro.(3)
(1) Iwanami (después: Hawai) Sora (1649-1710), discípulo de Basho. Lo acompañó en este viaje y en otro anterior (Una visita al santuario de Kashima). (2) Hikohohodemi-no-Mikoto es el nombre del Primer Emperador (Jinmu), antes de su ascensión al trono. Según el relato mitológico (Nihon-Shoki, primera cronología de Japón), la gran diosa-sol, Amaterasu, envía a su niet…

Armonía con la naturaleza.

Imagen
Porque el mundo es un recipiente divino:
No puede moldearse.
No cabe exigirle nada.
Quien lo moldea, lo daña.
Quien le exige, lo pierde.
Por consiguiente:
El sabio no lo moldea y así no lo daña.
Nada le exige y así no lo pierde.
Lao-Tsé
Tao Te Ching, poema 29

... lo que está dentro de nosotros.

Imagen
Lo que está detrás de nosotros y lo que está delante de nosotros son cuestiones menores comparadas con lo que está dentro de nosotros.


Ralph Waldo EMERSON (1803-1882)
Escritor, filósofo y poeta estadounidense.

Venir, partir...

Imagen
Con las manos vacías llegué al mundo.
Descalzo me marcho de él.
Venir, partir,
dos simples sucesos
que se entrelazaron.

Kozan Ichikyo.
Murió en 1360.