Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

El año fenece...

Imagen
Toshi kurete
hito mono kurenu
koyoi kana.

El año fenece,
nadie me da nada
este atardecer.






Tic... tac... de reloj.

Imagen
Tic... tac... de reloj,
se duerme un gato
sobre rodillas viejas.

Autor: ¿?

Nunca cierres...

Imagen
Nunca cierres una puerta detrás de ti,
podrías tener la necesidad de volver a abrirla.

Proverbio chino.

Dos orejas y una boca.

Imagen
Nos han sido dadas dos orejas,
pero en cambio solo una boca,
para que podamos oír más
y hablar menos.

Zenón de Citio  (333-264 a.C.)

Curiosamente, 25 siglos después, su aforismo sigue teniendo plena actualidad.


Sendas de Oku (23/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
22 - Península de Ojima.


Ojima es una estrecha lengua de tierra que penetra en el mar. Todavía hay vestigios de la ermita del bonzo Ungo y aún puede verse la roca sobre la cual meditaba. Se entreven algunos devotos que viven a la sombra de los pinos, retirados de la vida mundana. Habitan apaciblemente en chozas de paja, de las que sale continuamente el humo de los conos de pino y hojas secas que queman. Aunque no sabía qué clase de gente realmente era aquélla, sentí unas extrañas ganas de conocerlos, pero cuando me acercaba a una de sus chozas me detuvo el reflejo de la luna sobre el mar: el paisaje de Matsushima se bañaba ahora en una luz diferente a la del día anterior. Regresé a la playa y me hospedé en su parador. Mi cuarto estaba en el segundo piso y tenía grandes ventanas. Dormir viajando entre nubes, mecido por el viento. Extraña, deliciosa sensación.
En Matsushima¡sus alas plata pídele,tordo, a la grulla!      (Sora)
Me acosté sin componer poesía pe…

Lluvia de anoche...

Imagen
Yo no ame o
kesa furi-kakusu
konoha kana.

Lluvia de anoche
cubierta esta mañana
por la hojarasca.

Iô Sôgi (1421-1502)

...se cuelan en la red...

Imagen
Ochiba goto
kan-buna ami ni
hairikeri.

Con la hojarasca
se cuelan en la red
tencas de invierno.

Ôsuga Otsuji (1881-1919)

Sendas de Oku (22/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
21 - Matsushima.
Ya es un lugar común decirlo: el paisaje de Matsushima es el más hermoso del Japón. No es inferior a los de Doteiko y Seiko, en China. El mar, desde el sureste, entra en una bahía de aproximadamente tres ri, desbordante como el río Sekiko de China. Es imposible contar el número de las islas: una se levanta como un índice que señala al cielo; otra se tiende boca abajo sobre las olas; aquélla parece desdoblarse en otra; la de más allá se vuelve triple; algunas, vistas desde la derecha, semejan ser una sola y vistas del lado contrario, se multiplican. Hay unas que parecen llevar un niño a la espalda; otras como si lo llevaran en el pecho; algunas parecen mujeres acariciando a su hijo. El verde de los pinos es sombrío y el viento salado tuerce sin cesar sus ramas de modo que sus líneas curvas parecen obra de un jardinero. La escena tiene la fascinación distante de un rostro hermoso. Dicen que este paisaje fue creado en la época de los dioses …

Blanco rocío...

Imagen
Shira-tsuyu ya
ibara no tage ni
hitotsu-zutsu

Blanco rocío,
cada púa en la zarza
tiene una gota.

BUSON Yosa (1718-1783)

En la noche oscura...

Imagen
En la noche oscura,
buscando su nido,
llora el chorlito.

BASHO Matsuo (1644-694).

Sendas de Oku (21/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
20- El santuario de Shiogama.


En la madrugada fui al Santuario de Shiogama. Reconstruido por el actual Gobernador, sus columnas son suntuosas y pesadas; las vigas de la techumbre relucen pintadas de colores brillantes y los peldaños de su escalera de piedra se repiten hasta perderse de vista. El sol temprano chisporroteaba sobre las balaustradas de laca roja. Me impresionó que en rincones tan apartados de este mundo manchado, la devoción a los dioses estuviese tan viva. Esto es algo muy de la tradición de mi país. Frente al santuario hay una antigua linterna con una pequeña puerta de hierro que dice: “Ofrenda de Saburo Izumi, año tercero de Bunji” (1187). Cómo sería todo esto hace quinientos años… Este Izumi fue un guerrero valiente, fiel y leal; su nombre aún es venerado y todo el mundo lo recuerda con amor. La verdad de los clásicos resplandece: “Leal a tu ley y a tu palabra: la fama te seguirá”. Cerca ya del mediodía, tomamos un barco que nos condujo a…

... su canción sin fin.

Imagen
Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin.

Rabindranath Tagore (1861-1941)
Escritor y filósofo hindú. Premio Nobel de literatura 1913.