Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

¡ Esas glicinas !

Imagen
Para mi fatiga
un albergue... mas, oh
¡ esas glicinas !

Matsuo Bashô.

Gotas de luna.

Imagen
En el alto bambú
noche tras noche
¡ gotas de luna !

Kobayashi Issa.

No tengo pincel...

Imagen
No tengo pincel
que pueda pintar las flores de ciruelo
con su perfume.

Satomura Shoka (1524/27-1602)

Las carpas...

Imagen
Las carpas saltan
buscando la luz
de la luna de abril.

Ryû.

Gusanos de seda (recuerdo de mi niñez).

Imagen
Lluvias de mayo.
En las moredas,
gusanos de seda enfermos.

Matsuo Bashô.

Cuando era niño criaba gusanos de seda en cajas de zapatos. Y los alimentaba con hojas de morera hasta que formaban sus capullos de seda.
Recuerdos de niñez...


Es más fácil...

Imagen
Es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados.

Mark Twain.

En silencio...

Imagen
En silencio,
esperando a los invitados,
las peonias.

Yosa Buson (1718-1783).

Para los amantes del Haiku.

Imagen
Recién llegado a las librerías el volumen nº 6 de la colección "Maestros del Haiku"
de Editorial SATORI:

MI NUEVA PRIMAVERA.
de Kobayashi Issa.

Al igual que los cinco anteriores: una pequeña joya.

www.satoriediciones.com

Amanece...

Imagen
akegata ya
tsuta no ha suberu
tsuyu no oto

Amanece,
se oye resbalar
en la hiedra al rocío.

Akutagawa Ryûnosuke (1892-1927)

El verdadero coste...

Imagen
El verdadero coste de una cosa es la cantidad de vida que hay que dar a cambio de ella.

Henry David Thoreau (1817-1862).

Morir como flor de cerezo.

Imagen
Quisiera morir
como flor de cerezo:
puro y brillante.

Matsuo Bashô (?)

Con el cuello torcido...

Imagen
Flores de cerezo,
tantas
que mi cuello está torcido.

 Matsuo Bashô (1644-1694).

Yo también he terminado el día con el cuello torcido.

Un viajero.

Imagen
En el agua
hay un reflejo...
Alguien que va de viaje.

Taneda Santôka.

Ruido de pasos.

Imagen
Ruido de pasos
por entre las hojas secas...
Le reconozco.

Taneda Santôka.

Austero Santôka.

Imagen
El cubo está lleno,
de la lluvia que ha recogido.
Para hoy ya tengo bastante.

Taneda Santôka