Nuestro mayor deseo...

Nuestro mayor deseo es vivir eternamente. Pero cuando estemos liberados de este cuerpo, no desearemos regresar. ¿Acaso existe algún niño que, una vez nacido, desee regresar al útero materno? ¿Acaso existe algún hombre que, liberado de la prisión, desee regresar a ella? Del mismo modo, una persona no debería temer la futura liberación de su cuerpo, si no está demasiado apegada a esta vida material. 

La reflexión del día.
Seleccionada del "Calendario de la sabiduría" de León Tolstoi

Comentarios

Entradas populares de este blog

El buho y el cuervo.

Todo es efímero...