Ceder la mente...

Los que no piensan con independencia se encuentran bajo la influencia de otra persona que piensa por ellos. Si cedes tus pensamientos a otra persona, es una esclavitud más vergonzosa que si ofrecieras tu cuerpo para que alguien lo poseyera.

La reflexión del día. 
Seleccionada del "Calendario de la sabiduría" de León Tolstoi

Comentarios

Entradas populares de este blog

El buho y el cuervo.

Todo es efímero...