Sobre el odio...

Un niño conoce a otro niño y le sonríe, despliega una actitud cordial y alegre. Este mismo comportamiento es propio de todas las personas sinceras. Pero muy a menudo, un hombre de una nación ya odia a un hombre de otra nación, y está dispuesto a causarle sufrimientos, e incluso la muerte, antes de conocerle. Aquellos que engendran tales sentimientos en una nación cometen un crimen terrible. 

La reflexión del día.
Seleccionada del "Calendario de la sabiduría" de León Tolstoi

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo es efímero...

El buho y el cuervo.