Entradas

Reflexionando...

Imagen
El hombre reflexiona sobre todos los problemas que afectan al comportamiento humano, pero jamás lo hace sobre su propio comportamiento.

Proverbio chino.

La experiencia...

Imagen
La experiencia es una linterna que sólo ilumina a aquel que la lleva.

Proverbio chino

Vender...

Imagen
No hay mayor negocio que vender a la gente desesperada un producto que asegura eliminar la desesperación.

Aldous Huxley

Prohibido quejar...me.

Imagen
Quejarse no da buenos frutos.

     Cuando algo no nos gusta o no va como quisiéramos lo primero que hacemos es quejarnos. Las quejas nunca han resuelto nada. Una cosa es pedir consejo a un amigo en relación con un determinado problema o o situación y otro no dejar de lamentarnos: es deprimente para el que nos escucha. En la filosofía budista la queja se considera la incapacidad de comprender, de  no valorar de forma correcta. 
     Cuando no comprendemos por qué nos encontramos en cierta situación nos quejamos, luego echamos la culpa a otro y hablamos mal de él porque nos falta la capacidad de evaluar de forma correcta las cosas. Y todo esto puede desembocar en la ira.
     En cualquier caso, el budismo exhorta a no quejarse, pese a que muchos piensan que es una forma de desahogo. Quejarse es contraproducente: no es una manera de evitar los arrebatos de cólera sino de nutrirlos.
     El apego a  los "Tres Venenos" es muy poderoso: son hierbajos difíciles de arrancar de raíz. Que…

Paisaje y paisanaje.

Imagen

El regalo del reencuentro...

Un amigo es un regalo
que te das a ti mismo.

Robert Louis Stevenson

Mérito o principio...

Imagen
Ser puntual no es un mérito,
es un principio.

Principio: valor moral de una persona o grupo.

2019...

Imagen
Ganjitsu o
Tenchi wa gou no
Hajime kana


Día de Año Nuevo: 
El principio de la armonía 
del Cielo y La Tierra.


Masaoka Shiki

Sin luna ni estrellas...

Imagen
La ignorancia es la noche de la mente;
pero una noche sin luna ni estrellas.

Confucio

La llave de la puerta.

Imagen
Existe una puerta por la que puede entrar la buena suerte...
y eres tu quien tiene la llave.

Proverbio japonés.