Entradas

Mostrando entradas de 2012

El año fenece...

Imagen
Toshi kurete
hito mono kurenu
koyoi kana.

El año fenece,
nadie me da nada
este atardecer.






Tic... tac... de reloj.

Imagen
Tic... tac... de reloj,
se duerme un gato
sobre rodillas viejas.

Autor: ¿?

Nunca cierres...

Imagen
Nunca cierres una puerta detrás de ti,
podrías tener la necesidad de volver a abrirla.

Proverbio chino.

Dos orejas y una boca.

Imagen
Nos han sido dadas dos orejas,
pero en cambio solo una boca,
para que podamos oír más
y hablar menos.

Zenón de Citio  (333-264 a.C.)

Curiosamente, 25 siglos después, su aforismo sigue teniendo plena actualidad.


Sendas de Oku (23/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
22 - Península de Ojima.


Ojima es una estrecha lengua de tierra que penetra en el mar. Todavía hay vestigios de la ermita del bonzo Ungo y aún puede verse la roca sobre la cual meditaba. Se entreven algunos devotos que viven a la sombra de los pinos, retirados de la vida mundana. Habitan apaciblemente en chozas de paja, de las que sale continuamente el humo de los conos de pino y hojas secas que queman. Aunque no sabía qué clase de gente realmente era aquélla, sentí unas extrañas ganas de conocerlos, pero cuando me acercaba a una de sus chozas me detuvo el reflejo de la luna sobre el mar: el paisaje de Matsushima se bañaba ahora en una luz diferente a la del día anterior. Regresé a la playa y me hospedé en su parador. Mi cuarto estaba en el segundo piso y tenía grandes ventanas. Dormir viajando entre nubes, mecido por el viento. Extraña, deliciosa sensación.
En Matsushima ¡sus alas plata pídele, tordo, a la grulla!      (Sora)
Me acosté sin componer poesía pe…

Lluvia de anoche...

Imagen
Yo no ame o
kesa furi-kakusu
konoha kana.

Lluvia de anoche
cubierta esta mañana
por la hojarasca.

Iô Sôgi (1421-1502)

...se cuelan en la red...

Imagen
Ochiba goto
kan-buna ami ni
hairikeri.

Con la hojarasca
se cuelan en la red
tencas de invierno.

Ôsuga Otsuji (1881-1919)

Sendas de Oku (22/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
21 - Matsushima.
Ya es un lugar común decirlo: el paisaje de Matsushima es el más hermoso del Japón. No es inferior a los de Doteiko y Seiko, en China. El mar, desde el sureste, entra en una bahía de aproximadamente tres ri, desbordante como el río Sekiko de China. Es imposible contar el número de las islas: una se levanta como un índice que señala al cielo; otra se tiende boca abajo sobre las olas; aquélla parece desdoblarse en otra; la de más allá se vuelve triple; algunas, vistas desde la derecha, semejan ser una sola y vistas del lado contrario, se multiplican. Hay unas que parecen llevar un niño a la espalda; otras como si lo llevaran en el pecho; algunas parecen mujeres acariciando a su hijo. El verde de los pinos es sombrío y el viento salado tuerce sin cesar sus ramas de modo que sus líneas curvas parecen obra de un jardinero. La escena tiene la fascinación distante de un rostro hermoso. Dicen que este paisaje fue creado en la época de los dioses …

Blanco rocío...

Imagen
Shira-tsuyu ya
ibara no tage ni
hitotsu-zutsu

Blanco rocío,
cada púa en la zarza
tiene una gota.

BUSON Yosa (1718-1783)

En la noche oscura...

Imagen
En la noche oscura,
buscando su nido,
llora el chorlito.

BASHO Matsuo (1644-694).

Sendas de Oku (21/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
20- El santuario de Shiogama.


En la madrugada fui al Santuario de Shiogama. Reconstruido por el actual Gobernador, sus columnas son suntuosas y pesadas; las vigas de la techumbre relucen pintadas de colores brillantes y los peldaños de su escalera de piedra se repiten hasta perderse de vista. El sol temprano chisporroteaba sobre las balaustradas de laca roja. Me impresionó que en rincones tan apartados de este mundo manchado, la devoción a los dioses estuviese tan viva. Esto es algo muy de la tradición de mi país. Frente al santuario hay una antigua linterna con una pequeña puerta de hierro que dice: “Ofrenda de Saburo Izumi, año tercero de Bunji” (1187). Cómo sería todo esto hace quinientos años… Este Izumi fue un guerrero valiente, fiel y leal; su nombre aún es venerado y todo el mundo lo recuerda con amor. La verdad de los clásicos resplandece: “Leal a tu ley y a tu palabra: la fama te seguirá”. Cerca ya del mediodía, tomamos un barco que nos condujo a…

... su canción sin fin.

Imagen
Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin.

Rabindranath Tagore (1861-1941)
Escritor y filósofo hindú. Premio Nobel de literatura 1913.

Casi invierno.

Imagen
Casi invierno,
a través del chaparrón
la forma de la luna.

BASHO Matsuo (1644-1694)

Sendas de Oku (20/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku) 19- Sue-no-Matsuyama, Oku-Johruri.

Después visitamos el río Tama de Noda y la roca de Oki. En Sue-no-Matsuyama hay un monasterio llamado Masshozan. Entre los pinos hay muchas tumbas. Ver que en esto terminan todos esos juramentos y promesas de vivir “como el pájaro de dos cabezas” o “los árboles de ramas unidas” (1) aumentó mi tristeza. Cuando llegamos a la bahía de Shiogama, tañían las campanas del crepúsculo repitiéndonos que nada permanece. El cielo lluvioso del Quinto Mes se aclaró levemente y la luna del atardecer se mostró pálida. La isla de Magali parecía al alcance de la mano: tan cerca se veía. Los pescadores remaban en sus barquitas, todas formadas en hilera y se oían las voces de los que repartían los peces. Recordé el verso: “atados con sogas”.(2) Comprendí al poeta y me conmoví.
Esa noche oí a un bonzo ciego cantar en el estilo del norte llamado Oku-Johruri, acompañado por el instrumento biwa.(3) Su estilo no era el usual del acompañamiento de…

Sendas de Oku (19/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
( Sendas de Oku )

18 - Juncos de Tofu y monumento de Tsuba.

Siguiendo el trazado del mapa que nos había hecho aquel pintor, llegamos al sendero de Oku. A un lado del sendero, cerca de la montaña, se hallan los juncos de Tofu. Nos contaron que los lugareños, todos los años, todavía tejen una estera y se la ofrecen como homenaje al Gobernador.(1) La estela de Tsubo está en el castillo de Taka, en el valle de Ichikawa. Mide un poco más de seis shaku de largo y cerca de tres de ancho. A través del musgo que la cubre se distingue apenas una inscripción. Primero indica las distancias que hay desde este sitio hasta todas las fronteras y después dice: “Este castillo fue edificado en el primer año de Jinki (724) por el Inspector y Capitán General Azumaito Ohno y fue reconstruido en el sexto año de Tempyo-Hohji (762) por el Consejero de la Corte, Visitador y Capitán General Asakari Emi. Primer día de la decimosegunda luna”. Pertenece a la época del Emperador Shomu. Al visitar mucho…

Noche de primavera...

Imagen
Haru no yo no
yami wa aya nashi
mume no hana
iro koso miene
ka ya wa kakururu


Noche de primavera, 
su oscuridad es inútil:
si bien oculta el color
de las flores del ciruelo
¿acaso esconde su perfume?


Ooshikouchi no Mitsune (898-922)

Sendas de Oku (18/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)

17 - Cuatro o cinco dias en Sendai.
Cruzamos el río Natori y llegamos a Sendai. Era el día en que adornan los tejados con hojas de lirios cárdenos.(1) Encontramos una posada y allí nos alojamos cuatro o cinco días. En esta villa vive un pintor llamado Kaemon. Nos habían dicho que era un hombre sensible; lo busqué y nos hicimos amigos. El pintor me dijo que se ocupaba en localizar los lugares famosos que mencionan los antiguos poetas y que, por el paso de los años, ya nadie sabe dónde se encuentran. Un día me llevó a visitar algunos: en Miyagino los campos estaban cubiertos de hagi(2) e imaginé su hermosura en otoño; en Tamada y Yokono, lugares renombrados por sus azaleas, florecía el asebi;(3) penetré en un bosque de pinos adonde no llegaba ni una brizna de sol, paraje que llaman “Penumbra de árboles”, tan húmedo por el rocío de la arboleda que dio lugar a aquella poesía que comienza: “¡Ea, los guardias! ¡Su sombrero!”(4) Después de orar en el templo de Ya…

Sendas de Oku (17/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI (Sendas de Oku)
16-El pino de Takekuma.

Al ver el pino de Takekuma, de veras sentí como si despertara. Desde la raíz el árbol se divide en dos troncos; según nos dijeron, la forma de ahora es la misma que tenía hace siglos. Recordé al maestro Noin.(1) Hace mucho pasó por este lugar un señor que iba a tomar posesión de la gobernatura de Mutsu y cortó el árbol, para usarlo como pilar del puente del río Natori; y a esto alude la poesía de Noin: “no hay ya ni restos del famoso pino”. Una generación lo corta y otra lo vuelve a plantar; ahora, crecido de nuevo, parece como si tuviese mil años de edad. Realmente es hermoso:
Ya que no vuestras flores, mostradle, cerezos tardíos, el pino de Takekuma.
Un discípulo llamado Kyohaku me dedicó, al despedirme, este poema. Así le respondí:
De los cerezos en flor al pino de dos troncos: tres meses ya.

Sakura yori
matsu wa futaki wo
mitsuki goshi

(1) Noin Hoshi (988-¿  ?), religioso y poeta del período Heian. Su poesía ejerció influencia sobre la de…

Principios estéticos del zen (7/7).

Imagen
SEIYAKU-  Quietud y Serenidad interior.

El último de estos siete principios es la tranquilidad necesaria para que puedan surgir los otros seis. Está relacionado con la paz interior que permite el equilibrio y el estado meditativo que buscamos desde el inicio de toda práctica. Antes de comenzar cualquiera de las artes zen es imprescindible tomarnos un tiempo para entrar en ese estado de paz, dejando a un lado cualquier situación o pensamiento que suponga inquietud. Sólo con una mente despejada donde los pensamientos no intervienen, podemos encontrar la paz necesaria para sentir la liviandad del alma.

Con la mente como un estanque quieto, la piedra lanzada producirá ondas perfectas.

Principios estéticos del zen (6/7).

Imagen
DATSUZOKU- Desapego.

Aunque parezca contradictorio, la disciplina indicada para las prácticas del zen no significa apego ni sumisión. La práctica se realiza dentro de una libertad e independencia , ya que no se busca controlar el espíritu sino liberarlo, y el aprendizaje del método es el camino para llegar a esa liberación.

Principios estéticos del zen (5/7).

Imagen
YUUGEN- Profundidad.

Este principio hace referencia a la verdadera esencia que se encuentra más allá de la superficie que miramos. Sí deseamos captar la totalidad de lo que observamos para apreciarlo y llegar a sentirlo íntegramente, tenemos que hacer un esfuerzo para no quedarnos en su aspecto superficial.

Es la esencia verdadera de las cosas, que transciende su mera materialidad, su aspecto superficial.

Principios estéticos del zen (4/7).

Imagen
Shizen- Naturalidad

En el zen la naturalidad va unida a la sinceridad. Todo aquello que surge o aparece de forma natural, refleja en su origen una condición auténtica.
La naturalidad no lleva propósito ni intención, surge sin esfuerzo como resultado del no-pensamiento ( mu-shin).

No hay mejor maestra que la naturaleza. En ella las cosas surgen espontáneamente, por eso son auténticas.

Principios estéticos del zen (3/7).

Imagen
Kokô- Dignidad solitaria

Este termino, dificil de traducir en una sola palabra, está directamente relacionado con esos cambios naturales que se dan con el paso del tiempo. Representa las calidades de la edad, esa pátina antigua en que se ha transformado el brillo inicial, dejando ver la belleza y la dignidad que se adquiere a través del uso y de la existencia.

 Es la esencia más pura, que se alcanza solo cuando los accesorios han dejado de ser necesarios.

Principios estéticos del zen (2/7).

Imagen
Kanso- Austeridad

El espíritu del zen se desarrolla dentro de la austeridad. Los excesos llevan al caos, generando otra barrera que hay que evitar. En la práctica de las vias del zen es necesario eliminar todo aquello que resulta innecesario y superfluo.

Eliminar lo innecesario y superfluo 
para descubrir la simplicidad de la naturaleza.

Principios estéticos del zen (1/7).

Imagen
Fukinsei - Asimetría 

Para el zen la idea de perfección representa una barrera que impide el pleno acceso al camino, por lo tanto una de las finalidades de la práctica es eliminar esa barrera.

La perfección es presuntuosa y rígida, la asimetría es libre y respira.

Atravesar la puerta.

Imagen
Los maestros abren la puerta,
pero eres tu quien debe atravesarla.

Proverbio chino.

Tibio ?... Frío?...

Imagen
 "Un hombre no puede decir que tibio o frío está el té de otro. Sólo lo puede saber el que lo está probando."

Hsu Yun (1840-1959)
Maestro Zen

El obtener las respuestas de otro no es suficiente, porque el entender no necesariamente llega con las respuestas.

Sendas de Oku (16/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI (Sendas de Oku)
15-Minowa y Kasajima. Pasamos por el pueblo de Abumizuri y el castillo de Shiraishi y llegamos al departamento de Kasajima. Preguntamos a la gente por la tumba de Sanekata Tonochujo.(1) Nos indicaron que “allá lejos, a la derecha, al pie de la montaña, entre dos lugares llamados Minowa y Kasajima, existen aún el Santuario del Dios de los Caminos y los Juncos del Recuerdo”.(2) Las lluvias de mayo habían deshecho los senderos y estábamos muy fatigados, de modo que nos contentamos con ver desde lejos aquellos sitios. Mientras caminaba se me ocurrió que Minowa (capa) y Kasajima (sombrero) eran nombres que tenían indudable relación con las lluvias del mes:
El Quinto Mes, sus caminos de lluvia: ¿dónde estará Kasajima? Nos hospedamos en Iwanuma.




(1) Sanekata Tonochujo (¿  ?-998), poeta de la época del emperador Ichijyo y Comandante de la Guardia Imperial. Un día, encontrándose en el Palacio, Sanekata discute sobre temas de poesía con el famoso poeta Kohsei Fujiwara; …

... el pincel le seguirá.

Imagen
Si tu espíritu está bien,el pincel le seguirá.
Proverbio japonés.

El pincel o fude goza de gran relevancia dentro de la cultura japonesa. Se cree que los pinceles también poseen ese espíritu que llena todas las cosas que existen y por ello se les concede un respeto especial.
Cuando los calígrafos y pintores consideran que la vida del pincel ha concluido, jamás lo desechan como basura. Resulta común verlos llevar sus viejos pinceles a los templos zen, para honrarlos dentro de una antigua ceremonia conocida como Fude Kuyo. Durante la misma se creman reverentemente, agradeciéndoles la utilidad que han prestado durante su larga existencia.
Del Libro "Pintura Zen- Metodo y arte del Sumi-e", de María Eugenia Manrique ( editorial Kairós).

¡ Llegó el otoño !

Imagen
Aki no kure
hi ya tomosan to
toi ni kuru.

Tarde de otoño
¿no es hora ya,
pregunta ella,
de encender el fanal?

Ochi Etsujin (1656-1702)

Si quereís formar juicio...

Imagen
Si quereis formar juicio acerca de un hombre, observad quienes son sus amigos.

François Fénelon ( 1651-1715)
Teólogo, poeta y escritor francés.

Vuestro nombre se ha hecho odioso... mientras vuestros pueblos mueren de hambre, el cultivo de las tierras está casi abandonado, las ciudades y el campo se despueblan, todos los oficios languidecen, Francia entera no es más que un gran hospital desolado y desprovisto. La sedición se enciende poco a poco en todas partes; creen que ya no tenéis ninguna compasión por sus males, que sólo amáis vuestra autoridad y vuestra gloria. Esta gloria que endurece vuestro corazón os es más querida que la justicia, incluso que vuestra salvación eterna, que es incompatible con ese ídolo de gloria.
Sólo amáis vuestra gloria y vuestra comodidad. Todo lo centráis en vos, como si fuerais el dios de la Tierra y todo lo demás solamente hubiera sido creado para seros sacrificado.
De su carta a Luis XIV, rey de Francia (1694).

El tiempo es como el viento...

Imagen
El tiempo es como el viento,
arrastra lo liviano y deja lo que pesa."

Doménico Cieri Estrada (1954)
Escritor mexicano autor de libros como: Tómese su tiempo, Tiempo y destiempo, Claves, Cavilando y Meditaciones.

De sauce en sauce...

Imagen
Aoyagui ni
kômori tautan
yûbae ya.

De sauce en sauce
el brillo del murciélago
en el crepúsculo.

Takarai Kikaku (1661-1707)

Frases del monje "Calabaza amarga".

Imagen
Éstas son algunas frases del monje  chino Shitao, (1642-1707), también llamado el “monje calabaza amarga”. Pintor, monje, poeta y calígrafo, Shitao escribió un tratado sobre las técnicas y filosofía pictóricas titulado "Acerca de la Pintura".
“Por lejos que vayan, por alto que suban, es necesario que comiencen con un simple paso”.  “Para un ser humano lo más importante es saber venerar”. “Los ríos y las montañas me encargan que hable por ellos; han nacido en mí y yo en ellos”. “Grande es el don artístico para aquel de gran sabiduría, mediocre para el de sabiduría mediocre. Primero la mente debe abrazar al Uno para que el corazón pueda crear y mantenerse en la alegría. En estas condiciones la pintura puede penetrar la esencia de las cosas hasta lo imponderable”.

La paz en el mundo...

Imagen
La paz en el mundo pasa por la paz de los individuos. Quien está naturalmente sereno, en paz consigo mismo, tendrá un carácter abierto con sus semejantes. Es ahí donde reside el fundamento básico de una paz universal.


Tenzin Giatso
XIV Dalai-Lama

Salvajes peonias

Imagen
Salvajes peonias
ahora en su apogeo.
Magnifica floración:
Demasiado preciosas para cogerlas,
demasiado preciosas para dejarlas.

Ryokan (1758-1831)

Sendas de Oku (15/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)

14-Una noche en Lizaka.
Esa noche nos hospedamos en Lizaka; allí nos bañamos en las aguas termales. La casa en donde nos dieron posada era miserable y su piso era de tierra. Como no había siquiera una lámpara, arreglé mis alforjas al resplandor del fuego del hogar y extendí sobre el suelo mi estera. Apenas cayó la noche se desató la tormenta y empezó a llover a cántaros. El agua se colaba por los agujeros del techo y me empapaba; además, las pulgas y los mosquitos me martirizaban sin que me dejasen cerrar los ojos. Entonces mi vieja enfermedad se despertó, volvió a atacarme y sufrí tales cólicos que creí morir. Pero las noches de esta época son cortas y poco a poco el cielo comenzó a aclararse. Partimos con la primera luz. No me sentía bien y el dolor no me dejaba. Alquilamos caballos y nos dirigimos hacia Koori. Con un viaje aún largo en perspectiva, mi estado me desasosegaba aunque el andar de peregrino por lugares perdidos, me decía, es como haber deja…

Poema sin titulo.

Imagen
Bajo los árboles, entre rocas, una rústica choza.Mano a mano, poemas y sutras.Podría quemar las páginas que guardo bajo mi hábito,pero ¿como olvidar las canciones escritas en mi corazón?
Ikkyu Sojun (1394-1481)

Luna brillante y sola.

Imagen
Muchas sendas arrancan
del pié de la montaña,
pero en la cumbre
todos vemos la misma
luna brillante y sola.



Ikkyu Sojun (1394-1481).

Pregunta a los muertos...

Imagen
En un amplio patio de la casa más elevada del poblado, descansaba un hombre anciano cuyo rostro se decía que inspiraba una extraña mezcla entre misericordia y firmeza. Era conocido por el nombre de Khalil, y de todos era sabido que de sus palabras parecía brotar un manantial de sabiduría.
Un día de sol, en el que el anciano se hallaba meditando bajo la sombra de una vieja higuera, se presentó ante el umbral de su jardín un joven que dijo:
- “Amigo sabio, ¿puedo pasar?”
- “La puerta está abierta” - respondió Khalil.
El joven, cruzando el umbral y acercándose al anciano, le dijo:
- “Me llamo Maguín y soy artista. Mi trabajo es sincero y pleno de sentimiento, sin embargo tengo un gran problema: me atormentan las críticas que se hacen de mi vida, mi obra y mi persona. Vivo obsesionado por las descalificaciones de los críticos de arte, y por más que trato de que no me afecten, me acaban esclavizando... Sé que eres un hombre sabio y que tu fama de sanador alcanza los horizontes más remotos. Dice…

Sendas de Oku (14/..)

Imagen
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
13-Ruinas del castillo de Sato.


Después de haber atravesado el vado de Tsukinowa llegamos a la posada de Senote. Cerca de la montaña, a ri y medio a la izquierda, se hallan las ruinas de la mansión de Shoji-Sato.(1)Como nos dijeran que estaban en Sabano de Iitsuka, nos echamos a andar y preguntando por los caminos llegamos hasta Maruyama: ahí está el antiguo castillo de Shoji. Nos enseñaron lo que quedaba de la Gran Puerta en la falda del monte y los ojos se me humedecieron. En un viejo monasterio cercano se conservan todavía las estelas de la familia entera. Me conmovieron sobre todo los epitafios de las dos nueras. El llanto mojaba mis mangas mientras pensaba cómo estas dos mujeres, no obstante su sexo, habían inscrito sus nombres en los anales del valor.(2) La estela que contemplaba merecía llamarse como aquélla de la antigua China: “Lápida grabada con lágrimas”. Entré en el templo y pedí una taza de té. Ahí enseñan como tesoros la espada de Yoshitsune…

La prueba del jarro.

Imagen
Un maestro de espada presentó sus tres hijos a un reputado maestro de armas, a fin de mostrarle su grado de evolución en este arte. Puso un jarro de arcilla en equilibrio sobre una puerta entreabierta y a continuación llamó al más joven de sus hijos. Éste, al abrir la puerta, hizo bascular el jarro que cayó. Pero antes de que se rompiera en el suelo, el muchacho había cogido su espada y decapitado el objeto. El padre, volviéndose hacia el otro maestro, le confió que este hijo no era aún perfecto.Puso otro jarro sobre la puerta entornada y llamó a su segundo hijo. Éste desenvainó su espada en un abrir y cerrar de ojos y partió el jarro mucho antes de que tocara el suelo.- Mi segundo hijo ha alcanzado un nivel superior -concluyó el padre.Repitió la operación con su hijo mayor. En vez de desenfundar su espada, el mayor cogió el jarro al vuelo y lo puso delicadamente sobre el suelo.El padre dijo:- Este ha alcanzado el nivel más alto.
El maestro de armas, testigo de las proezas de los tres …