El sendero recto...

El sendero recto de la vida es muy estrecho, pero es importante encontrarlo. Puedes imaginarlo como un puente de madera construido sobre un pantano. Si pierdes pie, te hundirás en el pantano de la desavenencia y la maldad. Un hombre sabio regresa al camino verdadero de inmediato, pero un hombre débil se hunde cada vez más en el pantano, y cada vez resulta más difícil rescatarle.

La reflexión del día.
Seleccionada del "Calendario de la sabiduría" de León Tolstoi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo es efímero...

El buho y el cuervo.