Reflexiones sobre guardar silencio...

 Por cada vez que te arrepientas de no haber dicho nada, te arrepentirás cien veces de que no guardaste silencio.

La gente bondadosa nunca interviene en discusiones, y aquellos que gustan de las discusiones no son bondadosos.

Si quieres ser una persona inteligente, has de aprender a hacer preguntas claras, a escuchar con atención, a contestar con serenidad y a dejar de hablar cuando no haya nada más que decir.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Todo es efímero...

El buho y el cuervo.