Shinrin-yoku - Tras "la que está cayendo"


No cabe duda que, cuando cese "la que está cayendo" y debamos enfrentarnos a "la nueva normalidad", una de las primeras cosa que debemos hacer es retomar el contacto con la naturaleza. Para ello qué mejor que sumergirnos en un Baño de Bosque.


Shinrin- yoku - Baño de Bosque

Manual de instrucciones

Sin prisas:
Relajémonos, caminemos sin prisa, sin metas ni objetivos. Tratemos de dar pasos silenciosos. Es importante que sea un espacio en el que nos sintamos seguros y dejar espacio a la improvisación. Si una roca, una hoja o la corteza de un árbol llama nuestra atención, acerquémonos, sentémonos en ella, olamos su aroma y percibamos su tacto.

Atención plena:
Entregarse por completo a la experiencia. Por ejemplo, es importante prestar atención a cada detalle: los pasos, la luz, la humedad, los olores...

Abre los sentidos:
Cierra los ojos y escucha, huele, respira profundamente y centra tu atención en la piel. ¿Hace frío, calor? ¿Cantan los pájaros, se oyen las hojas o nuestras propias pisadas? Déjate llevar por los cinco sentidos.

¿Qué se mueve?:
No solo nosotros nos desplazamos en el seno del bosque. Hay animales, pájaros o insectos, hay ramas y hojas que lleva el viento. Tómate tu tiempo para percibirlo.

Da las gracias:
Es importante que la actividad esté bien delimitada. Que seamos conscientes del inicio, pero también del final. Los japoneses hablan de gratitud y hay quien promueve incluso que dejemos un pequeño regalo en el bosque. Basta recoger algunos objetos, un palo, una piña, rocas, y colocarlos en un lugar que nos llame la atención a modo de obsequio a la naturaleza que nos ayuda.

Este Manual de Instrucciones, ligeramente simplificado, es parte del articulo publicado por el periodista Daniel Méndez en XLSemanal del 26 de mayo del 2019.

Libros sobre el tema:
Shinrin-yoku, el poder del bosque, del Dr. Qing Li.
Sentir el bosque: la experiencia del shinrin-yoku, de Alex Gesse.
Shinrin-yoku, el arte japonés de los baños de bosque, de Héctor García y Francesc Miralles.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El buho y el cuervo.

Todo es efímero...

El árbol...