Sobre el trabajo...


Cuando una persona se pone a trabajar, aunque se trate del trabajo más primitivo, sencillo y menos cualificado, el alma humana se serena. En cuanto una persona empieza a trabajar, todos los demonios le abandonan y no pueden acercarse a él. Un hombre se convierte en un hombre.

Thomas Carlyle, 1795-1881 
filósofo, historiador, traductor, matemático, profesor, crítico social y ensayista escocés. Wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

El buho y el cuervo.

Todo es efímero...