Pequeño descanso.



... y a veces
dejo de mendigar
y contemplo las montañas.

Taneda Santôka (1882-1940)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.