Cuando termina el hanami.



Sin flores ya el cerezo
el templo Onjô-ji
vuelve a la quietud.

Ueshima Onitsura (1661-1738)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.