Elogio al Ginkgo.


Las hojas de este árbol que desde Oriente han venido y mi jardín adornan,
un oculto sentido tienen, que al sabio de reflexión le brindan materia obvia.
¿Será este árbol extraño algún ser vivo, que un día en dos mitades se dividiera? 
¿ O dos seres que tanto se comprendieron que fundirse en uno solo decidieron?
Yo dentro de mí mismo creo haberla hallado.
¿No adivinas tu mismo, por mis versos, que soy sencillo y doble como este árbol?


Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

Los principios del Wabi Sabi.