Guardar cosas.

Existen dos principales razones por las que guardamos cosas que no necesitamos: porque tienen un valor emocional o porque creemos que las necesitaremos en el futuro. Visto en profundidad, nuestra necesidad de guardar cosas es, en esencia, el reflejo de nuestro miedo al futuro y nuestra necesidad de aferrarnos al pasado.
Guardamos cosas que nos recuerdan algún momento especial, un ser querido, unas vacaciones o algo que nos gusta recordar. Sin embargo, esto es una forma de aferrarse al pasado, de no dejarlo ir. No se trata de olvidar, sino de vivir en el presente y dejar ir el apego. A fin de cuentas, aquello a lo que nos estamos aferrando no son más que objetos. Podemos recordar sin necesidad de guardar tantas cosas. Las memorias están en la mente no en los objetos. Reflexionar sobre que te ata a ciertos objetos y qué te ata a tu pasado, te ayudará a vivir más en el presente y dejar de aferrarte al ayer.
En cuanto al futuro, a menudo guardamos cosas porque si bien no las utilizamos, creemos que “podrían servir en el futuro”. Queremos estar preparados para lo que viene, nos llenamos de cosas que no necesitamos porque “podrían ser útiles”. Tememos al porvenir y queremos ser precavidos, pero lo cierto es que es imposible estar preparado. El futuro es imprevisible y preocuparte demasiado por intentar prevenirlo o atisbarlo te aleja de vivir el presente. De nada sirve anticiparte a lo que puede o no puede venir, libérate de todo lo que no necesitas, si en algún momento lo llegaras a necesitar, encontrarás la forma de obtenerlo.

Comentarios

  1. Y tanto y tanto.... qué verdad. Creo que a veces las cosas nos dicen, o creemos escuchar, que no estamos solos. Las cosas, con la pátina de nosotros mismos a la que irremediablemente las sometemos, parecen acompañarnos en el tránsito hacia algún lugar que siempre nos desdibuja. Y quizá ese sea nuestro mayor terror.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Momiji.
      Interesante reflexión.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los principios del Wabi Sabi.

Barrer las impurezas.