Sobre la riqueza...

Excesivos ropajes impiden que el cuerpo se mueva con libertad. Excesiva riqueza estorba los movimientos de nuestra alma.
Demóstenes.

El deseo de riqueza nunca puede ser satisfecho. Los que ya poseen ansían acumular cada vez más.
Marco Tulio Cicerón.

No temas a la pobreza, antes bien desconfía de la riqueza.
Si la gente que ansia riquezas comprendiera con claridad lo que pierde al poseerlas, emplearían el mismo esfuerzo en desprenderse de ellas.
Lev Tolstói

Comentarios

Entradas populares de este blog

El buho y el cuervo.

Todo es efímero...