La divisa del corazón.

Los cambistas de monedas enseñan a sus discipulos durante mucho tiempo sólo las piezas buenas. Tras este aprendizaje, ellos jamás se equivocarán al detectar una moneda falsa. El metodo inverso -el de identificar primero monedas falsas- o el de mostrarles a los alumnos mezclas de monedas buenas y falsas no da tan buenos resultados.


En lo que respecta a los sentimientos y pensamientos humanos, ocurre lo mismo: cuando sólo se conocen los positivos, jamás uno negativo ha de hacerse carne en el alma buena.

A.B.Mitford.
Cuentos del viejo Japón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.