Ikkyu


Cuenta una antigua historia que en el siglo XV vivió el monje más famoso de todo Japón, Ikkyu, que era hijo ilegítimo del emperador.
Cuando el príncipe de la provincia en la que vivía decidió dar una gran fiesta invitó a Ikkyu, reservándole un honroso lugar a a su lado.
El día de la fiesta el monje apareció humildemente vestido, casi parecía un mendigo, con lo cual el príncipe montó en cólera y lo expulsó.
Luego Ikkyu regresó ataviado con buenas vestimenta y, una vez en el palacio, se las fue quitando lentamente y las dejó en una silla.
-¿Qué estás haciendo?, preguntó el príncipe.
- Te había entendido mal, pensaba que me habías invitado a mi, pero invitaste a mi vestimenta, así que aquí la dejo- respondió Ikkyu.

Comentarios

  1. "No es oro todo lo que reluce"

    por desgracia, aunque cada vez menos (creo) nos fijamos en lo externo, algo que es puramente circunstancial en la persona , las apariencias suelen engañar
    Feliz noche Ängel

    ResponderEliminar
  2. Creo que, lamentablemente, vivimos en una sociedad que cada vez valora más la imagen y el exterior de la persona. Ojalá esté equivocado y sea cierto lo que tu dices. Gracias y buen día Arianna.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.