Así, sencillamente.

Un día, hace mucho tiempo, en China, el maestro Hyakujo estaba paseando por el campo con un discípulo. De pronto un conejo pasó delante de ellos.
 El monje preguntó al maestro:
"¿Que piensa un gran maestro como usted de los conejos?"
Hyakujo contestó sencillamente:
"A mí me encantan los conejos"

Comentarios

  1. Hay preguntas que son bobadas, o esperaba otra respuesta de un persona como él? algun tratado sobre los animales y su comportamiento ?

    Jesús !!! como nos complicamos a veces

    Me voy al pais de los sueños, feliz noche amigo

    ResponderEliminar
  2. Hola Arianna,
    La vida está llena de pequeñas grandes cosas, Pero, como bien dices, nos encanta complicarnos. Este cuento es como aquel otro sobre "el sabor del melón".
    Buenas noches y un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.