...dejad de correr detrás de las cosas.

Mi cabaña se halla en lo más profundo del bosque
y cada año la maleza está mas alta.
No tengo noticia de los asuntos humanos,
sólo el ruido ocasional y distante de un leñador.
Cuando amanece remiendo mi ropa y,
a la trémula luz de la luna, releo poemas budistas.
No tengo, amigos, nada que deciros
pero, si queréis entender,
dejad de correr detrás de las cosas.

Daigu Ryôkan (1758-1831).
Maestro Zen, Calígrafo, Poeta.

Comentarios

  1. Querido Angel quizá algún dia desaparezca, en sueños he ido allí.....
    Allí es más fácil, aqui no tanto, hay a quien nos gustaría estar alli y estamos aquí, el mensaje se puede aplicar igualmente , es lo que intentamos, no ir detrás de lo que no se necesita
    un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  2. Dejar de correr detrás de las cosas...
    ¡Quien pudiera!, con lo facil que suena...
    Un abrazo, Arianna.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.