Soledad.

Tobu hotaru
 are to iwan mo
hitori kana.

Luciernaga en vuelo;
¡mira!, iba a decir,
pero estoy solo.

Tan Taigi (1709-1771).

Comentarios

  1. !!Maravilloso !! momento y toma de conciencia de este "estar solo".
    Abrazos Angel.

    ResponderEliminar
  2. Qué mejor compañero de viaje que un@ mism@ ?

    Feliz domingo Ángel

    ResponderEliminar
  3. ¡Que hermosa es la soledad cuando es uno mismo el que la elige!
    Gracias, amig@s.

    ResponderEliminar
  4. En mi camino, para muchos corto para mi bastante largo, logro entender que la soledad es la que me ayuda a poner mis pensamientos en orden... Muchos ven a la soledad como una enemiga, yo prefiero verla como mi aliada... abrazos Angel, gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos aterroriza el silencio, el pasar desapercibidos. Necesitamos hacernos notar: conversaciones superficiales, teléfono, faceboock, twitter, etc... ¡Nos produce pánico la soledad!.

      Decía Ralph Waldo Emerson: "El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad"
      Un abrazo, Bitty.

      Eliminar
  5. En EL LIBRO DEL HAIKÚ de Maurice Coyaud encontré el haikú de Taigi: ¡Oh!Una luciérnaga volando./Quise gritar "mira",/pero estaba solo.
    Esa brevedad y consición genera más que una sorpresa en el lector. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Lluvia azul.
    Pequeñas diferencia en el recipiente(la traducción) pero la esencia es la misma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.