Amanece...

akegata ya
tsuta no ha suberu
tsuyu no oto

Amanece,
se oye resbalar
en la hiedra al rocío.

Akutagawa Ryûnosuke (1892-1927)

Comentarios

  1. Qué belleza.
    Me impresiona ver estos maravillosos escritos.
    Gracias Ángel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, Elias.
      La magia de los haikus.
      Gracias por seguir el blog. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.