El rocío de tu vida transitoria.

La impermanencia no es fiable; no sabes en que hierbas del borde del camino caerá el rocío de tu vida transitoria. Tu cuerpo no te pertenece; tu vida cambia con el pasar de los días y no se detiene ni por un instante. Una vez desparecidas las sonrosadas mejillas de la juventud, no hallarás ni sus rastros. Una detenida reflexión muestra que, la mayoría de las cosas, una vez desaparecidas, jamás volverán a encontrarse de nuevo. Cuando confrontes la impermanencia, no te serán de ninguna ayuda reyes, ministros, familiares, sirvientes, esposos, hijos, o fortuna. Entrarás en el reino de la muerte solo, acompañado únicamente de tu karma saludable o perjudicial.
El significado de la Práctica-Realización (Shu-Shô-Gi)
Eihei Dôgen Zenji (T. vol. LXXXII, nº 2582)
Intr. y traducción del Ven. Maestro Aigo Seiga Castro.
TRADICIÓN BUDADHARMA ZEN SOTO
www.budadharmazen.org

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.