Larga noche.



La larga noche
vuelta aún más larga
por los ladridos de un perro.

Taneda Santôka (1882-1940).
Poeta y monje Zen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hechos incontrovertibles.

Vivir el presente...