El viejo ciruelo.


El viejo ciruelo de podadas ramas se cubre de brotes.
Florece de pronto: una, dos flores se abren, 

 luego tres, cuatro, cinco, innumerables.
Su pureza es admirable y su perfume más allá de todo elogio.
Cuando los pétalos caen, la primavera está cerca,
la brisa sopla entre la hierba y los árboles .
Los monjes, uno a uno, despiertan en su intimidad
a su visión interior.
De nuevo la borrasca y la tormenta traen un cambio brusco
y el suelo se vuelve a cubrir de una espesa capa de nieve.
Pero en su interior, el viejo ciruelo se mantiene en calma,
en nada le afecta la tormenta.

Tendo Nyojo, maestro zen, 1162-1228.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.