Mente perro, mente mono.

La mente perro corre detrás del hueso.
La mente mono salta de árbol en árbol.

Muchas veces somos como el perro que corre detrás de todos los huesos (impulsos, deseos, aversiones) que se nos pasan por la cabeza. Cualquier pensamiento desencadena nuestra persecución.
El mono salta de árbol en árbol, de un pensamiento a otro pensamiento y a otro... La mente mono es activa, inquieta, desordenada.

Intentemos ver que pasa si nos limitamos a observar al perro y al mono pero sin seguirles el juego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.