La bandera y el viento.

Un maestro zen volvía de su paseo matinal cuando, en la puerta del monasterio, encontró a dos monjes discutiendo ante una bandera que ondeaba al viento.
-¡Lo que se mueve es la bandera! gritaba uno.
-¡No, lo que se mueve es el viento! respondía el otro.
-¡Te equivocas completamente!
-¡Tú ves la consecuencia pero no la causa!
La discusión subía de tono y casi llegan a las manos. Entonces al ver al maestro ante ellos le preguntaron al unísono.
-Maestro, ¿que es lo que se mueve, la bandera o el viento?
-Ni una cosa ni otra -contestó el maestro- es vuestra mente lo que se mueve.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.