Atarse a la enseñanza.

Cinco hombres caminaban por una ciudad llevando en su cabeza una pesada barca de madera.
La gente les preguntaba:
-¿Por qué lleváis esa barca sobre la cabeza?¿No os pesa?¿No os entorpece la marcha?
-Claro que es una molestia -dijo el primero de la fila-
-Por supuesto que hace mas difícil el camino -añadió el segundo.
-Pero no somos desagradecidos -dijo el tercero.
-No renegamos de nuestro pasado - agregó el cuarto.
-Cuando veníamos a la ciudad -explicó el último-, teníamos que cruzar un vado. Las lluvias lo habían transformado en un río ancho y caudaloso. Si hubiésemos intentado cruzar a nado nos habríamos ahogado. Tuvimos la suerte de encontrar esta barca y gracias a ella pudimos cruzar. Es evidente que gracias a esta barca estamos aquí...¡La llevamos siempre sobre nuestra cabeza en señal de eterna gratitud!.


"Toda enseñanza es como una balsa: hecha para una travesía, pero a la que no hay que atarse".
Shiddharta Gautama  "Budha"



Comentarios

  1. Que magnífico mensaje el que nos mandas Angel!

    Ir soltando hasta las enseñanzas que nos han ayudado en algún momento, hasta la meditación sentada -muy importante- que nos ayudó en su momento! y.... vivir naturalmente!

    Gracias, amigo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la enseñanza, gracias por recordarnos que estamos rodeados de bendiciones

    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  3. Arianna, Gorka: Gracias a los dos.
    Que sencilla y que grande la enseñanza de esta historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Angel por el mensaje. Incluso cuando creemos que no nos apegamos a nada, va y resulta que nos apegamos a la idea de no apegarnos.
    Un fuerte abrazo
    j

    ResponderEliminar
  5. Nos apegamos a la idea de no apegarnos...
    Así de complicados somos.
    Un abrazo "J".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.