Como una isla...

A través del esfuerzo, la diligencia, la disciplina y el autocontrol, que el hombre sabio haga de si mismo una isla que ninguna inundación pueda anegar.
Dhammapada II.5

Comentarios

  1. y mucha paciencia , para no naufragar en el intento

    Feliz tarde Angel

    ResponderEliminar
  2. Así es, Arianna. Ojalá seamos capaces de conseguirlo. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.