Dos orejas y una boca.

Nos han sido dadas dos orejas,
pero en cambio solo una boca,
para que podamos oír más
y hablar menos.

Zenón de Citio  (333-264 a.C.)

Curiosamente, 25 siglos después, su aforismo sigue teniendo plena actualidad.


Comentarios

  1. Buena Reflexión

    Un abrazo y Felices Fiestas Ángel

    ResponderEliminar
  2. Gracias Xaro
    ¿Lógico verdad?
    Felices fiestas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.