Dos orejas y una boca.

Nos han sido dadas dos orejas,
pero en cambio solo una boca,
para que podamos oír más
y hablar menos.

Zenón de Citio  (333-264 a.C.)

Curiosamente, 25 siglos después, su aforismo sigue teniendo plena actualidad.


Comentarios

  1. Buena Reflexión

    Un abrazo y Felices Fiestas Ángel

    ResponderEliminar
  2. Gracias Xaro
    ¿Lógico verdad?
    Felices fiestas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

Los principios del Wabi Sabi.