Tokonoma y Kakemono.

En el fondo de la habitación principal de una casa japonesa, hay un nicho llamado tokonoma, que tiene el suelo un poco más elevado que el resto de la habitación. El tokonoma es el sitio de honor del hogar japonés.

Normalmente en la pared del tokonoma se colocan pinturas o caligrafías, llamadas kakemono. El kakemono es un pintura que se desenrolla verticalmente; sólo ofrece un tema, destinado a ser expuesto colgado de una pared. El kakemono, de origen chino, fue la primera forma de la pintura japonesa. Estaban pintados en tela o en papel montado sobre un brocado. Sus extremos estaban provistos de rodillos de madera que le daban rigidez. Además, dos cintas adornaban su parte superior.
En el tokonoma, delante de los kakemono puede haber un arreglo de flores (ikebana) o un bonsai.

Comentarios

  1. Interesante información sobre la cultura y el hogar de los japoneses.
    Un placer visitar tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy curioso lo que nos cuentas, cada pais y cultura tiene sus propias tradiciones

    Quise tener mi bonsai y no lo conseguí

    Agur bero bat Ängel

    ResponderEliminar
  3. Me gusta aprender.Esto es nuevo para mi.

    En una oportunidad un rabino me encargo

    una pintura especial.Debería ser colgadaorientada

    a Jerusalem.El motivo....rezar mirando hacia su mas sagrado

    lugar del mundo .Sumado a su mundo interior.

    Te saludo desde Argentina,Liliana.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Javier.
    Una de las cosas que más me gustan de la estetica japonesa es su elaborada y elegante simplicidad y austeridad. Lastima que esto tambien se esté perdiendo en el Japón actual.
    Gracias por tu interés. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No te desilusiones Arianna. Yo lo intenté tres veces y las tres terminaron en un estrepitoso fracaso. Creo que fué por exceso de mimo (y de agua).
    Quizás un día de estos me anime de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un saludo Liliana, bienvenída.
    Curioso lo que comentas sobre la pintura que te encargó el rabino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.