Verdadera amistad.

Para que pueda establecerse una verdadera amistad, es necesario prescindir de la superioridad que puedan otorgar la edad, los honores, las riquezas o el poder. El único motivo que nos debe incitar a la amistad es la búsqueda de las virtudes y el mutuo perfeccionamiento.

Confucio (551-479 a.e.c.).

Comentarios

  1. He leído varios escritos. Nunca he tenido la ocasión de leer poetas chinos, me encantan, sencillos, comprensibles, sugerentes.

    ResponderEliminar
  2. Sí, preciosa la poesía china! y los antiguos maestros: tan actuales!. Han pasado siglos y siglos y sus enseñanzas siguen frescas y actuales.
    Gracias, Juan. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.