Educar la mente, educar el corazón.



Educar la mente
sin educar el corazón
no es educación en absoluto.

Aristoteles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.