El único sonido...



Las blancas camelias cayendo,
el único sonido
en noche de plenilunio.

Takakuwa Rankô (1726-1798)

Comentarios

  1. Esto es algo maravilloso.
    Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Cierras los ojos, lo ves, lo oyes y hasta lo hueles!
      Gracias, Elias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.