¡que lo decidan las flores!

wakare oba
yama no sakura ni
makasetemu
tomemu tomeji wa
hana no manimani

Dejemos la despedida
a cargo de los cerezos
de la montaña,
y si se van o se quedan
¡que lo decidan las flores!

Monje Yüsen (836-900)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.