... un árbol muerto.



Entre tantos cerezos en flor,
el pájaro carpintero,
buscando un árbol muerto.

Naitô Jôssô (1662-1704).
Uno de los principales discípulos de Bashô.

Comentarios

  1. Este haiku me llama la atención especialmente ahora. Durante esta semana he visto como están podando los árboles por las principales calles y avenidas. La poda que están realizando es verdaderamente tremenda, están dejando sólo el tronco de los árboles, ni las ramas más pequeñas, ni una hoja. Sólo están dejando los árboles mutilados desde el tronco. Me parece triste que permitan que se esté haciendo esto. Y este haiku hace reflexionar, porque todos estos árboles parecen muertos en vida. Parecen postes.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guardan sus energías en las raíces y cuando llega la primavera resurgen, nuevamente y con más esplendor.
      ¡Pueden servirnos de ejemplo!
      Un abrazo, Karin.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.