Tiempo efímero.



Un estornudo...
y he perdido de vista
a la alondra.

Yokoi Yayû (1702-1783)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.