Estrecho de espiritu.

"Kobutori Jiisan"
Hace mucho, mucho tiempo, vivía un anciano en un pueblo.
El nació con un chichón en la mejilla del cual no se preocupaba para nada. Era muy optimista.
En el mismo pueblo vivía otro anciano que también tenía un chichón en la mejilla, pero éste siempre paraba enfadado porque se acomplejaba de su defecto.
Un día el anciano optimista fue a cortar leña al bosque, pasado un momento empezó a llover y decidió descansar un poco. Durmió profundamente pero se despertó al oir un ruido extraño en plena noche.
Se sorprendió mucho al ver a unos demonios celebrando una fiesta muy cerca de ahí.
Estaban armando un gran alboroto cantando, bebiendo y bailando.
El anciano al comienzo tenía mucho miedo por lo que decidió seguir viendo a escondidas, pero no pudo contener sus ganas de bailar pues le parecía muy agradable todo aquello.
Los demonios se sorprendieron al verlo pero continuaron bailando porque su danza era muy interesante.
Pasaron un rato agradable hasta que cantó el primer gallo.
El jefe de los demonios dijo: "Ya tenemos que volver a casa. Me gusta mucho tu danza por eso esta noche también ven. Voy a tomar tu chichón y si vienes esta noche te lo devolveré."
El anciano se quedó sin su chichón, ¡ni rastros de el!. Los demonios pensaban que al anciano le gustaba su chichón y por ello regresaría, pero en realidad éste estaba muy contento sin él.
Cuando el anciano regresó al pueblo contó todo lo sucedido al otro anciano.
Este último lo veía con una mirada de envidia y dijo: "¡Voy a ir esta noche!"
Esa noche empezó nuevamente la fiesta.
Este anciano, por ser una persona sombría, no se encontraba a gusto y no pudo bailar, en realidad detestaba el baile.
Al verlo, poco a poco los demonios empezaban a disgustarse.
El jefe de los demonios le dijo: "¡Te voy a devolver tu chichón y vete inmediatamente!"
De esta manera, este anciano se quedó para siempre con los dos chichones por ser estrecho de espíritu y de corazón.

Comentarios

  1. Hola mi amigo:

    He vuelto a recorrer tu casa y me llevo la poesía sabia que de ella se desprende.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que extraño cuento, sencillo al mismo tiempo

    con chichón o sin él, uno es lo que realmente es, hermoso por dentro , sin que nada interfiera ni apague la alegria de vivir como realmente somos

    Gracias Angel, por éste mensaje y todos los demás que has dejado estos dias atrás

    De nuevo un cálido abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.