Tened abiertas las manos y toda la arena del desierto pasará por ellas. Cerradlas y solo conseguireis unos pocos granos.

DÔGEN Zenji (1200-1253).


Comentarios

  1. Abriendo el corazón y la mente ,la luz entra a raudales

    un abrazo Angel

    ResponderEliminar
  2. Así es Arianna y nuestro ego no nos lo pone nada facil. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esa frase es demasiado cierta la leí una vez, es como la analogía que se hace del amor y el mercurio. El amor es como el mercurio si cierras el puño, el mercurio intentará escapar, pero mantienes la palma abierta y quieta, el mercurio permanecerá en ella.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.