Los barrotes de tu prisión.

El modo en que crees ser,
no la manera en que eres realmente,
son los barrotes de tu prisión personal.

Tradicional Zen.

Comentarios

  1. Casi nunca nos damos cuenta de que estamos tras esos barrotes.
    Un abrazo, Gorka.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.