El monje de las manos sudorosas.

Kasan, monje y maestro zen, iba a oficiar en el funeral de un famoso aristócrata. Mientras esperaba la llegada del gobernador de la provincia y de otros nobles, notó que le sudaban las palmas de las manos.
Al día siguiente, reunió a sus discípulos y les confesó que aún no estaba preparado para ser un buen maestro. Les explicó que todavía le faltaba la facultad de comportarse igual con todos los seres humanos, ya fueran mendigos o reyes. Todavía era incapaz de ver más allá de los papeles sociales y las identidades conceptuales y ver la igualdad del Ser en todos los humanos. A continuación, se marchó y se hizo discípulo de otro maestro. Volvió con sus antiguos discípulos ocho años después, ya iluminado.

Entre dos seres humanos entran en juego una serie de patrones de conducta condicionados que determinan la naturaleza de la interacción. En lugar de seres humanos, son imágenes mentales conceptuales las que interactúan. Cuanto más identificada está la gente con sus respectivos papeles, menos autenticas son las relaciones.
Tienes una imagen mental, no solo de quien es la otra persona, sino también de quien eres tú., sobre todo en relación con la persona con la que estás interacuando. Así que no te estas relacionando con esa persona, sino que quien tú piensas que eres se esta relacionando con quien tú piensas que es la otra persona, y viceversa. La imagen conceptual de ti que tú mente ha creado se está relacionando con otra creación de tú mente, que es la imagen que ha creado de la otra persona. Probablemente la mente de la otra persona ha hecho lo mismo, de modo que toda interacción egótica entre dos personas es en realidad una interacción entre cuatro identidaddes conceptuales creadas por las mentes, que en definitiva son ficciones.
Por eso no es sorprendente que haya tanto conflicto en las relaciones. No existe auténtica relación.

"UN MUNDO NUEVO, AHORA"
Eckhard TOLLE
Editorial Grijalbo - ISBN-13: 978-84-253-4047-5

Comentarios

  1. Leyendo tus entradas,(tan acertadas),uno se da cuenta de lo mucho que hay que pulir todavía.
    Gracias por ponerlo de manifiesto
    Un abrazo Angel
    j

    ResponderEliminar
  2. Clara reflexión , poco que que añadir, nos gusta complicar las cosas fáciles , gracias de nuevo

    Feliz noche Angel

    ResponderEliminar
  3. Gracias "J". Efectivamente nos queda mucho, pero seguiremos adelante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Arianna, amiga. Gracias por tu comentario. Complicar las cosas parece ser una de las especialidades del ser humano.
    No me olvido de contestarte. Acabo de volver de viaje hace poco más de una hora. Quería haberlo hecho ya pero no he podido. Mañana lo hago. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy contenta, despues de pelearme con el ordenador he salido victoriosa ya puedo contestar en los blogs , he estado casi un mes sin poder hacerlo

    Espero tu correito amigo, me encanta recibir noticias tuyas, un cálido abrazo Angel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.