La memoria y la vanidad.

Dicen que un día la memoria y la vanidad se pelearon entre sí.
La memoria decía:
-Fue así.
Y la vanidad le replicaba:
-De ninguna manera. No fue como tú dices.
La memoria repetía:
-Yo te digo que fue así. Me acuerdo perfectamente.
Pero la vanidad insistía:
Yo sé que no pudo haber sido así.

Cuenta la leyenda que las dos se pelearon duramente por ese asunto, se pelearon y se pelearon...
Al final sucedió lo que siempre sucede.
La vanidad se puso tan firme que la memoria, cansada de argumentar inútilmente, se dio por vencida.
El hombre, desde entonces, dejó de confiar en su recuerdo más fidedigno y prefirió dar por cierta la historia que a su vanidad y a su orgullo más les convenía.

Comentarios

  1. que bueno!!!! parecemos pavorreales o gallos de pelea, queriendo siempre quedar de pie
    ¿P.Qué no dar la victoria al otro? si así se queda más satisfecho? cuesta, pero he comprobado que es un buen ejercicio, lo demás no importa

    un abrazo amigo y maestro (no te enfades, que para mí lo eres )

    ResponderEliminar
  2. El j... ego, siempre envolviéndonos con sus finos pero férreos hilos.
    No me enfado, amiga. Todos somos maestros y discípulos al mismo tiempo. Te "veo" mañana en el e.mail.
    Un fuerte abrazo. _/\_

    ResponderEliminar
  3. Hola Angel, iba a borrar mi contestación porque no tiene mucho que ver con el "otro" del que hablo, pero pensé , que más da, las prisas te llevan a otras conclusiones que también sirven

    Feliz noche

    ResponderEliminar
  4. Qué verdad es eso, desgraciadamente
    Un abrazo
    J

    ResponderEliminar
  5. Se pelearon y lo que no sabían es que ambas están lejos de la Verdad...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Unsui, Gorka: gracias a ambos.
    Anteponemos la versión de nuestra vanidad a la de nuestra memoria. Pero no olvidemos que la versión de nuestra memoria está condicionada a nuestras elecciónes, nuestros prejuicios, nuestras categorizaciónes en el momento de suceder las cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.