El estrés.

El sistema de vida actual ofrece golosas compensaciones a aquellos adeptos que inmolan su juventud a los dioses del éxito en el altar de la prisa, e ignora hasta el desprecio a quienes prefieren instalar su campamento al otro lado de la locura y el frenesí. Los caminos de la placidez, el equilibrio y el buen juicio resultan indeseables a una sociedad que necesita la velocidad para mantenerse en el aire, que no puede aflojar su ritmo porque se vendría al suelo con estrépito. .......

Francisco López-Seivane
Cosas que aprendí de Oriente
Editorial Oberon (Grupo Anaya)
ISBN: 978-84-96511-40-8

Comentarios

  1. Todos nos hemos sentido así alguna vez, hasta que llega la cordura y te preguntas ¿Dónde voy?

    la luz se enciende y empiezas a ver con más claridad

    Felices sueños Angel

    ResponderEliminar
  2. Durante muchos años yo he funcionado con esos esquemas. Circunstancias laborales me hicieron darme cuenta de esa trampa. Ahora intento simplificar mi vida todo lo posible.
    Un abrazo y feliz sueño Arianna.

    ResponderEliminar
  3. Pero si intentas salirte del "mecanismo" eres visto como un peligroso y molesto sujeto, un traidor al que hay que perseguir y ridiculizar.
    Un abrazo
    j

    ResponderEliminar
  4. Así es. Eso es lo que mas molesta a las dictaduras sean políticas (de derechas o izquierdas), económicas, religiosas...
    No hay nada mas peligroso que el individuo que no se somete.
    Un abrazo"J".
    Ayer vi vuestra página sobre el "Unsui". Precioso barco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.