Caminando bajo la luna.

Tomete kurenai
orikara no tsuki
ga yukute ni.

No me han dado alojamiento...
Y, justo en esos momentos,
tomé la dirección de la luna.


Taneda Santôka (1882-1940)

Comentarios

  1. Me encanta Santôka, es tan sensible y auténtico.

    Un abrazo Ángel

    ResponderEliminar
  2. Qué bello! reconocer al único posible alojamiento, y de ese modo tan poético.
    Un abrazo Angel.

    ResponderEliminar
  3. Bello, sensible, auténtico...
    Así es Santôka, puro Zen.
    Gracias amigas.

    ResponderEliminar
  4. Las necesidades son reales, y me topo imposibilidades, sinsabores y desengaños. Justo en esos momentos ...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.