No es la orilla la que se mueve.


Cuando alguien va en barco y mira hacia la orilla del río, puede cometer el error de creer que es la orilla del río la que se mueve. Pero si posa la mirada íntimamente sobre su propia embarcación, comprenderá que en realidad es el barco el que se mueve. De la misma manera cuando alguien intenta comprender la naturaleza de los fenómenos solamente a través de su percepción confusa, cometerá el error de pensar que su propia naturaleza es permanente (y que los demás fenómenos son impermanentes). Pero si esa persona sigue la práctica justa y vuelve a su origen, comprenderá claramente el principio de la Vía según el cual todas las existencias no son intrínsecamente ellas mismas.

SHOBOGENZO GENJOKOAN
Eihei Dogen (1200-1253)

Comentarios

  1. Me recuerda a mis viajes en tren, parecíame que yo estaba quieta, que los árboles, las casas...se movian que sensación tan extraña y agradable, yo estática, y todo lo demás moviéndose, me gusta recordarlo, pues hace tiempo no lo experimento
    percepción confusa como bien dices, ahora lo comprendo, aunque me guste verme atrapada de nuevo por ese fenómeno y volver a saborearlo, sin más
    Buenas noches Angel y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando viajo también siento lo mismo.
      Creo que todo es impermanente excepto yo.
      ¡Gran error!
      Un abrazo, Arianna.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a ti por tu fidelidad al blog.

      Eliminar
  3. Es cierto...cuando uno se mueve en el tren, en bus...parece que es el entorno que se mueve, siendo pura percepción errónea...creo que a todos nos pasa.

    Abracitos Ángel

    ResponderEliminar
  4. Jugarretas de nuestro ego.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.