Rikyu y la losa del roji.

Roji 
Un día el Maestro visitaba el hogar de su hijo mayor, Dôan. Mientras caminaba por el sendero del jardín, hizo esta sonriente observación a un invitado amigo:
-Una de esas losas sobresale un poco más del suelo que las otras. Debe haberse escapado a la atención de Dôan.
Pero su hijo advirtió esta observación y se maravilló de la exquisita sensibilidad de su padre. Sin ser advertido, en un momento ajustó la losa, teniendo gran cuidado de no dejar huellas de su labor. Cuando la Ceremonia del Té terminó y Rikyû retornaba caminando por el sendero, hizo una pausa ante esa misma losa y observó:
-Hum, ahora está todo bien. Dôan debe haber oído lo que yo dije. ¡Eso es lo que yo llamo hacer un trabajo rápido!
Y se sintió muy complacido.


Del libro "En la nieve, la rama florecida", de Horst Hammitzsch.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Rápido y con amor...
    Precioso Angel!
    _/\_

    ResponderEliminar
  3. Os recomiendo la película:
    "La muerte del maestro de la casa de te"
    Describe los últimos días de la vida del maestro Sen no Rikyu.
    http://www.fotogramas.es/Peliculas/La-muerte-del-maestro-de-la-casa-de-te

    ResponderEliminar
  4. Entre la eficacia y la eficiencia sólo hay un paso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Observador Rikyu. Eficiente Dôan.
      Gracias Lluvia azul.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.