...y vi la cumbre blanca y reluciente...


Salí a pasear por la orilla,
por la orilla del mar en Tago,
y vi la cumbre,
la cumbre blanca y reluciente.
Del Fuji brillante,
por los copos de nieves caídos.


Yamabe no Akahito (700-736).
Poeta japonés de la dinastía Nara.
Perteneciente al grupo de "Los treinta y seis inmortales de la poesía"

Comentarios

  1. Siempre se inclina el alma ante la belleza de la poesía japonesa.
    A mí me tiene subyugada desde la niñez, esa precisión y contención, esa búsqueda de armonía y paz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mi también, y desde que practico el zen más aún.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.